Mi prosperidad no tiene límites. Mi éxito es ilimitado AHORA.

AHORA bendigo a todos, a todo, y a cada situación en mi vida, todo es bueno, bueno, y muy bueno.

Estoy rodeado por la sustancia divina y esta sustancia divina ahora se manifiesta para mí en forma rica y abundante.

Todo prospera para mí ahora y también todo el mundo prospera.

Ahora atraigo a las más bellas, mejores, y más prósperas personas con ideas afines a mí.

Espero la abundancia pródiga todos los días en todos los aspectos de mi vida y asuntos. 

Me alegro de que tengo éxito en todos los sentidos.

Doy gracias que ahora soy rico, sano y feliz.